domingo, 10 de julio de 2011

BON XESÚS DE TRANDEIRAS


En esta ocasión quiero hablaros de otro enclave absolutamente impresionante que he visitado en la provincia de Orense.
Se trata del llamado Monasterio de Bon Xesús de Trandeiras, situado a escasos 6 km de Xinzo de Limia, en lo alto de un monte en cuya falda se ubica la bonita aldea de Trandeiras, en la carretera que va a Vilar de Barrio.



Se eleva sobre las colinas que flanquean las tierras de cultivo que hoy ocupan la desecada Laguna de Antela y cerca de la Torre da Pena.
La iglesia que preside todo el enclave está aún operativa a día de hoy, pero todo el monasterio y su entorno se encuentra en estado de ruina, quedando en pie tan solo algunas partes concretas de la edificación
Este antiguo monasterio está recogido en la Lista Roja del Patrimonio en peligro, ya que exceptuando su claustro central con sus hermosos arcos, todo el resto de la edificación está completamente destruida por el tiempo y por las manos de muchos que expoliaron aquel lugar sagrado para hacerse con sus bonitas y robustas piedras para así usarlas en otras edificaciones particulares.

Sorprende por ser un ejemplar único de influencia portuguesa.
El actual edificio data del siglo XVI, y es de estilo tardío gótico portugués (Manuelino), con elementos renacentistas.
Como tantos otros, este monasterio franciscano se abandonó tras la desamortización. Lo mejor conservado es la iglesia, de portada gótico-plateresca y una fuerte torre adosada. Además recientemente se ha sometido a trabajos de restauración. Pero lo más impresionante es contemplar los robustos muros y su armonioso claustro,de puro estilo renacentista.



El convento fue fundado en 1520 por el prior de Xunqueira de Ambía Don Alonso de Piña, promotor y mecenas de numerosas empresas artísticas del siglo XVI.
En el año 1523 se establecieron los franciscanos,quienes se asentaron en el lugar antes de que acabaran por completo las obras del monasterio, ayudando de esta forma en la finalización de las mismas.
Tanto la iglesia como el claustro tienen una clara inspiración en el primer renacimiento, con elementos tardío-góticos: crucerías, decoración con grotescos, cardinas en las portadas y arquerías.
Pero lo más destacable es la clara influencia portuguesa que se manifiesta en el uso de formas del arte "manuelino".



Encima del tornachoivas, en una pequeña hornacina, esta la imagen de Jesucristo Niño, al cual se dedica la iglesia y el propio monasterio.
El claustro cuadrangular presenta arcos conopiales que se apoyan en columnas de fuste moldurado y rematadas en capiteles sencillos pero elegantes, con sobria decoración vegetal o animal. Se trata de un conjunto muy armonioso y muy bien conservado pese a su estado de ruina y estar a la intemperie.

Desde su inicio fue motivo de disputas. Ya durante su construcción el Conde de Monterrei quiso destruir la construcción pensando que se estaba levantando un castillo, y en 1668 sufrió un incendio que destruyo las celdas.
Durante la Revolución Francesa fue utilizado como refugio de muchos curas y obispos franceses. Más de 300 eclesiásticos fueron acogidos por el obispo auriense Quevedo, y muchos de ellos fueron hospedados en Trandeiras.
Curiosamente en 1809, durante la Guerra de la Independencia, las tropas francesas destruyeron la iglesia y sus imágenes, matando a continuación a sacerdotes, frailes y paisanos.



Un nuevo incendio en 1813 arrasó gran parte del monasterio, y poco después, con la exclaustración, se produciría el abandono definitivo del convento.
A ambos lados de la fachada de la iglesia hay puertas enmarcadas en grandes dovelas. La de la izquierda esta cegada y solo se conserva el muro. La de la derecha nos conduce al interior del recinto.
Una vez dentro nos encontramos con el claustro a la izquierda y las ruinas de las celdas a la derecha. Se pueden apreciar claramente los dos pisos de habitaciones, con faladoiros en las ventanas, y una planta baja seguramente dedicada a almacenes, talleres y bodegas, como atestigua la presencia de puertas por el exterior. A la izquierda el claustro de arcos conopiales con fustes lisos y capiteles adornados con motivos vegetales.



También se conserva milagrosamente la escalera que conduce a la primera planta, e incluso hay restos del encalado de las paredes.
En el exterior, hay numerosos restos de los muros derruidos, canalizaciones de piedra y varios manantiales.



Son varias las leyendas que se narran en la zona, pero las más destacadas son dos.
Por un lado, la aparición de la Virgen a un vecino del lugar, Juan Folgoso, a quien le pide que haga una iglesia en honor de O Bon Xesús y los avatares por los que pasa hasta que el prior de Xunqueira de Ambía decide acometer la construcción de un nuevo monasterio próximo a la ermita. Sin embargo parece más probable que la obra la iniciara un grupo de caballeros portugueses que llegaron a la zona y que quisieron honrar al culto que se profesaba a O Bon Xesús.
La segunda leyenda habla de estos mismos caballeros portugueses que, ante la aparición de una imagen del Niño Jesús, construyen una capilla que atrajo gran devoción y que motivaría la fundación del convento por los Franciscanos.



Son ya muchos los conventos, santuarios,monasterios y demás edificaciones de este tipo visitados, pero este de Trandeiras, pese a ser bastante desconocido, os aseguro que es uno de los mas bonitos y especiales de todos los que he visitado hasta el momento.
En este video que os dejo aquí debajo, os doy un paseo por su interior para que podáis conocerlo un poquito mejor
(Recordad que para la perfecta escucha de archivos de audio y video en este blog, deberéis desactivar la música de fondo que encontraréis en la parte mas baja del mismo)


Por último, tras hacer algunas pruebas de grabación de audio en diversas estancias del monasterio, pude recoger algunas inclusiones sonoras, que quedaron recogidas en mis grabadoras en aquel total y absoluto silencio que se respiraba en todo el recinto. Quizás algunos de los asesinados en la época de la revolución francesa quiso hacerse notar y compartir conmigo alguno de sus pensamientos.
Aquí os lo dejo.


Sin más me despido, no sin antes agradecer vuestra atención.
Un cordial saludo de vuestro amigo Eugenio, alias Karkallón.


Fotografía, video y edición, por Karkallón.
Fuente consultada para la realización de este reportaje
www.ala-vai.posterous.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario