martes, 19 de marzo de 2013

O FRENDOAL-EL BOSQUE ENCANTADO.

He podido recientemente realizar una nueva visita a uno de esos lugares mágicos que tanto abundan por Galicia.
En este caso, hablamos de un conjunto natural y arquitectónico realmente espectacular. Se trata de la llamada Finca de O Frendoal, mas conocida como “El Bosque Encantado”
No es para menos este atípico y sugestivo nombre, ya que realmente, dar un paseo por este enigmático entorno, te transporta a un mundo de leyendas, de seres mitológicos y de magia; en definitiva, a ese bosque encantado que tantas veces hemos imaginado mientras leíamos algún cuento o historia de hadas, trasgos y demás especies de leyenda.

Bosque Encantado.

Dicha finca está ubicada en la Parroquia de Aldán, en la provincia de Pontevedra.
Perteneció a los llamados Condes de Canalejas, grandes terratenientes de aquella comarca.
Se trata de una amplia extensión natural que hasta hace bien poco, tan solo era visitada por un número muy reducido de personas, ya que siempre ha sido una propiedad privada, pero desde hace ya unos años, el Ayuntamiento de Cangas del Morrazo, pasó a ser su propietario, recuperando el lugar, acondicionándolo y poniéndolo a la disposición de cualquier visitante que quiera acercarse a conocerlo.


Riachuelo.

Entre senderos inundados por los helechos y todo tipo de exuberante vegetación podemos adentrarnos en lo más profundo de la finca, y así ir descubriendo los numerosos tesoros que se esconden bajo el musgo. Nada mas entrar en la finca, un precioso paseo a la vera de un bonito riachuelo, te conduce al primer elemento destacable del entorno. Se trata de un pequeño Castillo dotado de una fosa y un puente levadizo al más puro estilo medieval.
Sus dimensiones no son demasiado grandes, pero mantiene la forma y la esencia de los grandes castillos medievales que tanto abundan en Galicia.


Castillo.

La construcción de este castillo es reciente, en torno a los años 60. 
Lo hicieron los Condes como ornamentación de la finca y lugar de descanso y esparcimiento para sus familiares y amigos. 
No se llegó a acabar, pero todo su frontal, con sus torres, almenas y habitáculos es uno de los elementos más bonitos de toda su finca. 
Como todos los elementos que podemos ver en este enclave, está completamente cubierto por el musgo y la vegetación, hecho este que le da si cabe un aspecto aún mas espectacular a toda la edificación. 


Vista lateral de Castillo.


Justo enfrente a la fachada de este precioso castillo, nos damos de bruces con los llamados “Jardines Históricos” 
Se trata de unos jardines que se empleaban como bosque para la caza.
O Frendoal, en un principio estaba unido a la finca del Pazo-Torre de Aldán hasta principios del siglo XX, hasta que finalmente quedaron separados por el trazado de una carretera que discurre por allí. 
Cabe destacar su vegetación variada y espesa, entre la que podemos encontrar magníficos ejemplares de robles, castaños, laureles, abedules y algunas especies introducidas por los condes como las píceas. Es realmente frondoso, espeso y enigmático todo aquel paisaje;  hace que te sientas en otra época. 


Jardines Históricos.


Siguiendo el camino hacia lo más profundo de la finca, nos topamos con el elemento mas importante y espectacular. Se trata de un antiguo acueducto elevado de origen romano, aunque lo que podemos ver actualmente es de época medieval. 
El origen romano de esta construcción viene dado por la situación de sus cañerías que desembocaban en lo que se presume eran las antiguas pilas de la factoría de salazón, que los romanos tenían en los bajos de la actual Torre de Aldán. Dicha actividad salazonera requería gran cantidad de agua, que era suministrada por unas conducciones previas al actual acueducto. Más tarde, ya restaurado por el Conde, el agua que corría desde las minas y que pasaba por encima del Arco, era utilizada para regadío de sus cultivos, ricos en frutales y hortalizas. Este sistema de regadío fue utilizado hasta los años setenta, quedando completamente obsoleto con el paso del tiempo. Se le conoce vulgarmente como “El Arco de la Condesa” 


Arco de la Condesa.
Hay elementos de mucho menor tamaño pero no por ello menos importantes. 
La finca sigue adentrándose en los bosques dejándonos a su paso un paisaje de ensueño cargado de viejos robles cubiertos de musgo, pequeñas cascadas que forma el pequeño río que la atraviesa, pequeñas cuevas que algún día debieron cobijar a diversas alimañas que por allí deambulaban, senderos, lomas, y todo tipo de elementos naturales a cual mas espectacular. 
Pero también y a modo de adorno los condes aprovecharon antiguas lápidas medievales para la fabricación de bancos para el descanso de sus invitados. 
Es sorprendente ver como con una vieja lápida de sarcófago, se ha construido un confortable banco en el que descansar del largo paseo que supone caminar todo aquel enclave. 


Banco-Sarcófago






Como el resto de elementos, también se encuentra 
completamente comido por el musgo, dándole ese aspecto aún mas bonito y misterioso que este tipo de combinaciones entre piedra y musgo nos permite disfrutar. 
Es éste un lugar realmente recomendable para pasar un día en plena naturaleza, caminar por el bosque, descubrir piezas arquitectónicas únicas y en definitiva, regresar a épocas ya pasadas. 

Es una delicia poder pasear entre tanta belleza y respirar ese aire puro que cada vez escasea más en nuestros entornos mas convencionales. 

Eso si, algunos detalles que pude ver allí me causaron cierta intranquilidad. Y si no fijaros en esta cuerda con este lazo hecho que me encontré al lado del castillo. Estaba a unos 5-6 metros de altura, y aunque seguramente fuera para algún menester inocente y sin importancia, no deja de causar cierto impacto.


La horca de O Frendoal.

Sin ánimo de dejaros mal cuerpo después de tanta belleza me despido agradeciendo de nuevo vuestra atención. Recibid un cordial saludo de vuestro amigo Eugenio, Alias Karkallón.


Fotografía y edición por Karkallón.











8 comentarios:

  1. Me ha impactado el castillo ahi en el medio como surgido de la nada,parece como de cuento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI es cierto, es realmente impactante encontrar ese castillo tan atípico en medio del bosque. Realmente bonito y enigmático a la vez. Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. que mágicooooo lugar no me lo pierdo en mi proxima visita a galicia.
    gracia por enseñarnos estas joyas Eugenio
    un saludo desde canarias

    ResponderEliminar
  3. Hola, hace tiempo que busco un lugar que forma parte de una conocida leyenda A Roda dos Rebolos, nadie sabe decirme si existe y su ubicacion. Sabeis algo sobre esto?. Gracias, un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. acondicionándolo y poniéndolo a la disposición de cualquier visitante ?? Venga hombre, si es lamentable en las condiciones en las que está; ni un mínimo cartel explicativo, la maleza crece cada vez y no existe ningun tipo de mantenimiento mínimo de este patrimonio...

    ResponderEliminar
  5. Hola, podría decirme alguien cuánto tiempo se tarda en realizar el recorrido de este bosque aproximadamente? Y si es peligroso ir sin un guía para perderse o no es muy grande?Gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. No hay ningún riesgo de perderse. No es demasiado grande el recinto.
      En un par de horas se puede pasear por completo.
      En ningún momento te adentras en un bosque cerrado y siempre está clara la zona de acceso.
      Ningún problema. Un saludo.

      Eliminar