lunes, 1 de noviembre de 2010

LA TRAGEDIA DEL SERPENT Y EL CEMENTERIO DE LOS INGLESES


El 8 de noviembre de 1890 partió de la costa de Plymouth un buque inglés cuyo destino era Sierra Leona, pero nunca llegó hasta allí ya que en su camino tuvieron que atravesar las duras aguas de la Costa Da Morte. Fue una noche de tormenta en la que las aguas batían fuertemente contra los acantilados y los riscos que emergen del océano. El buque no vio la señal del Faro Vilán y golpeó con dureza contra las traicioneras y peligrosas rocas de esta costa. El día 10 de noviembre, milagrosamente, tres tripulantes del buque fueron arrastrados con vida hasta los arenales de la Playa de Trece y encontrados por un labrador de Xaviña que los llevó hasta el pueblo. Como resultado de toda esta tragedia , 172 personas perdieron la vida aquella noche aciaga . Solo los tres anteriormente citados hombres lograron salvar sus vidas de un total de 175 miembros de la tripulación. Desde el martes 11 de Noviembre, se comenzó el rescate de los cuerpos del Serpent. Dada la proximidad a la costa del punto del naufragio, el mar estuvo muchos días arrojando cadáveres mutilados a la costa. Dichos cadáveres, fueron enterrados a pie de playa, quedando las 172 víctimas enterradas en el Cementerio de los Ingleses (Cemiterio dos ingleses), que fue consagrado el 23 de noviembre. Hoy en día allí sigue este pequeño pero coqueto cementerio en el que descansan en una fosa común los restos de los 172 tripulantes fallecidos aquella noche. Se trata de un pequeño camposanto a pie de costa, que el párroco de aquella época erigió en honor a estos marineros. Perteneciente a la localidad de Camariñas, está ubicado en plena costa a expensas de los fuertes vientos y temporales que azotan esa zona.
Hablamos de un pequeño recinto rectangular en el que aparte de algunas figuras en piedra rememorando la tragedia, y un pequeño monolito en recuerdo a todas las víctimas que han sucumbido en la Costa Da Morte, podemos ver en su parte central una pequeña edificación en la que en su interior descansan en una fosa común los 172 cuerpos malogrados aquella noche.
Es un habitáculo de unos 3 metros de largo por otros 3 de ancho, con gruesos muros de piedra y sin techumbre. Se accede por medio de una puerta metálica que da hacia la parte de la costa . Una bonita cruz reposa sobre la parte superior del arco de entrada y en su interior, sobre la losa que tapa los cuerpos de los malogrados marineros podemos ver una inscripción grabada con el nombre del buque hundido “The Serpent”.



El buque-escuela Serpent, de la corona británica, con una eslora de 75 metros y una dotación de 175 hombres, había zarpado del puerto de Plymouth el 8 de noviembre de 1890 acompañado por el cañonero Lapwing. Capitaneado por el experimentado Harry L. Ross, a las 11 de la noche del 10 de noviembre se va contra las rocas de Punta Boi. Aunque logra mantenerse en la superficie durante algo más de una hora, los intentos para abandonar el barco son infructuosos. El duro mar de aquella noche se llevó para siempre a los tripulantes del Serpent. Sólo tres pudieron salvar la vida como os comentaba anteriormente, ya que fueron escupidos por el mar hacia la Playa de Trece donde permanecieron expuestos al frío hasta que a la mañana siguiente fueron avistados por un labrador de Xaviña.

En los días siguientes, el mar fue depositando los cuerpos sin vida de los otros 172 tripulantes del Serpent, la mayoría cadetes. Los vecinos de Xaviña y Camariñas ayudaron a darles sepultura en el pequeño cementerio ya citado . Después de este suceso, el cura de Xaviña y las gentes del lugar fueron condecorados por la corona británica. Durante muchos años, cada vez que un barco de la armada inglesa surcaba estas costas, disparaba salvas de reglamento en honor a los marineros fallecidos y arrojaba una corona de flores como homenaje a las 172 víctimas.



Muchas dudas surgen en torno al naufragio. ¿Cómo es posible que un capitán tan experimentado no se diera cuenta del rumbo inadecuado que llevaba?. ¿Qué carga llevaba el Serpent? Algunas versiones indican que llevaba oro para las posesiones que la corona británica tenía en ultramar y que fue desviado por raqueros gallegos alertados por los raqueros británicos que conocían la carga del buque, pero no hay nada probado. Lo que sí es seguro es que ha sido el naufragio sucedido en esta costa que más eco tuvo en la época. A partir de la tragedia del Serpent, se iniciaron una serie de reformas para mejorar la navegación en este litoral, como la remodelación de Cabo Vilán.

El cementerio en sí no es excesivamente bonito a excepción de la edificación central de la que os he hablado que realmente es muy bonita y cargada de encanto, pero os aseguro que el entorno donde está ubicado es algo realmente espectacular. Como ya os he dicho, su situación en plena costa da morte con esos riscos y calas impresionantes y el mar batiendo con toda su fuerza, dan a este pequeño cementerio un valor añadido sin igual.

Da igual el día o la estación en la que vayamos, ya que el viento y el mar bravío rugen con toda su fuerza en esta mágica costa de belleza, majestuosidad ,y hermosura, pero también de muerte, tragedia y episodios truculentos acaecidos durante varios siglos atrás. Son muchas las vidas que se ha cobrado este entorno y sigue cobrándose con los admirados marineros actuales, pero sin duda es fiel reflejo de esa parte salvaje que la naturaleza deja ver en ciertos momentos y lugares. No dejéis de visitar esta zona si os venís a Galicia. Vuestras retinas no podrán olvidar un lugar tan hermoso. En este video os dejo un pequeño paseo por el curioso cementerio, en el que podréis ver el mar batiendo y las peligrosas rocas que causaron el accidente del buque Serpent. (Recordad que para la perfecta escucha de archivos de audio y video en este blog, deberéis desactivar la música de fondo en el reproductor que encontraréis en la parte mas baja del mismo)

Dado el ruido ambiente del mar y el viento, los resultados parafónicos que hice en este lugar fueron muy escasos. Aunque como en otras ocasiones, hubo un registro que me dejó realmente sorprendido. En un momento dado se registra en mi grabadora una frase en la que también va incluido una especie de disparo. Una salva de reconocimiento a estos valientes marineros hecha desde el otro lado??? Vosotros mismos sacad vuestras propias conclusiones.

Un cordial saludo de vuestro amigo Eugenio, alias Karkallón. Fotos,video y edición por Karkallón. 

2 comentarios:

  1. este blog no respondido a mis dudas me parece que lo tienes que eliminar ya que no da ninguna informacion y es una perdida de tiempo
    gracias

    ResponderEliminar
  2. No suelo responder a gente anónima, pero bueno, solo decirte que si no te gusta, tienes muchos mas por ahí.
    Hago las cosas sin ningún tipo de pretensión mas que la de pasármelo bien con ello.
    a cuidarse.

    ResponderEliminar