jueves, 11 de noviembre de 2010

SANTUARIO DA VIRGEN DA BARCA


Casi con las olas del mar rompiendo sobre sus muros, en plena costa da Morte, se erige un Santuario mariano tremendamente bonito y cargado de leyendas,historias y demás elementos tanto físicos como espirituales que asombran a quien lo visita.
Os estoy hablando del Santuario de la Virgen de la Barca en la preciosa localidad Coruñesa de Muxía.

Según la leyenda la Virgen vino a este lugar en un barco de piedra para dar ánimos al apóstol Santiago, para que continuara con su labor de divulgación de la doctrina que Jesús le había enseñado.
Las piedras que se dispersan por el lugar , se dice que son los restos de la embarcación en la que llegó la Virgen y que desde entonces allí reposan petrificados para deleite de los visitantes.
Parece ser que debajo de una de estas rocas, se encontró la imagen de la Virgen, la cual fue llevada hasta la iglesia de la villa. Misteriosamente la imagen desapareció del templo y fue hallada extrañamente de nuevo en la roca donde había sido originalmente encontrada. Fue por esto que se construyó en este lugar, a pie de mar, el templo donde la Virgen quiso quedarse.


La tradición se remonta a cuando Muxía era lugar de paso obligado para muchos peregrinos camino de Finisterre provenientes de Santiago de Compostela y que así podían acabar la peregrinación hasta el "fin da terra"
Casi con total seguridad, la tradición derivaría de otros ritos paganos más antiguos relacionados con el culto megalítico.
Desde Muxía, se llega bordeando el Monte Corpiño, por el llamado Camiño da pel,(Camino de la Piel), así denominado porque en sus inmediaciones se situaba una fuente en la que los peregrinos se aseaban siendo así un símbolo de purificación y respeto al final de la ruta y antes de entrar en el santuario.


En el interior guarda un retablo mayor barroco de gran calidad. Tambien guarda en su interior una preciosa figura gótica del Siglo XII, de A Nosa Señora da Barca, a quien se dedica este bonito templo. Cada Domingo posterior al día 8 de cada mes de septiembre, una de las mayores romerías de Galicia se da en este lugar con visitas de Romeros de toda la Región e incluso de numerosos lugares tanto de España como de Portugal principalmente.

En el exterior, la magia del lugar insinúa sus secretos, sólo es necesario continuar el ritual y acercarse a la punta rocosa, casi con un pie en el mar, y comprender que allí están todavía el casco, la vela y el timón de piedra del barco en el que la Virgen llegó a este perdido punto para dar ánimos a Santiago en su predicación.


Aunque el primer documento escrito que se conserva de este Santuario data del año 1544, la cristianización de este lugar así como la fundación de la primera capilla dedicada a esta Virgen tuvo que ser muy anterior. De hecho el anterior documento hace referencia a una carta ejecutora de un expediente promovido por D. Fernando de Castro, párroco de Muxía, dirigida al Arzobispo de Santiago, D. Lope de Mendoza, solicitándole la anexión de la capilla de la Barca a la parroquial de Santa María.
El deterioro en el que se encontraba esta primera capilla nos hace considerar que su antigüedad provenía de uno o dos siglos atrás, por lo que podemos deducir que la primera capilla levantada en este lugar debe datar del siglo XI o XII.


Esta capilla fue reconstruida varias veces, según consta en las ejecutorias del archivo parroquial, hasta que a principios del siglo XVIII, concretamente en el año 1719, se construye el actual templo. Las obras fueron costeadas con las donaciones que hizo D. Xoan de Rivadeneira, Conde de Frigiliana, continuadas por su hija Tereixa de Taboada y su yerno, el Conde de Maceda, D. José Benito Lanzós Novoa y Andrade. La piedra utilizada procedió en su mayor parte de una casa arruinada que tenían los monjes de Moraime situada en la zona de la ribera (donde hoy está la actual lonja) y que en años anteriores fuera propiedad de la familia de los Carantoña.


En el año 1729 D. Antonio Pedro de Nolasco, Conde de Maceda, le solicita permiso al arzobispo de Santiago para poder trasladar las cenizas de sus padres a este Santuario, siéndole autorizado este permiso.
El conde de Maceda yace en el Altar Maior al pie del Evangelio y su esposa, la Condesa de Taboada, está en el lado de la Epístola. Es sus losas de piedra están grabadas sus armas.
La Casa Rectoral que hay de par de la Capilla así como el campanario que hay independiente se construyeron posteriormente. La primera data del año 1828, construída por mandato del párroco de Muxía D. José Fondevila Martínez, y el segundo data del año 1834.
Las torres del Santuario son de construcción reciente (1958), siendo costeadas por D. Romualdo Bentín Moreira, natural de Muxía.

El actual templo tiene planta de cruz latina, que mide 33 m. de largo por 19 de ancho, en el crucero. Su estilo es barroco y presenta semejanza con los otros templos existentes en Galicia. Consta de una sola nave con gruesos muros de sillería. En las cuatro esquinas del crucero lleva pilastras cuadradas, adosadas a los muros.
A lo largo de la nave que se divide en varios trechos, en lugar de pilares lleva ménsulas, con arquitrabe y frisos lisos. De la cornisa arrancan los arcos faxóns de medio punto que sostienen la bóveda de cañón que cubre la parte de la nave anterior al crucero. Este se cubre con bóveda de aristas en su parte central y en los brazos laterales con bóveda sobre lunetos que también se repite en el prebisterio.


En conjunto resulta un edificio de estilo barroco pero no falto de influencias del clasicismo del siglo anterior. Su austeridad y monotonía se rompe con la rica ornamentación de sus retablos.

Las causas de la devoción por este lugar lo conforma las famosas piedras que se distribuyen por el lugar muy cerca del mar. Estas, según la tradición forman parte de la barca de piedra en la que la Virgen llegó al lugar.
La más conocida es la llamada Piedra de "Abalar", según la leyenda, quién se situe encima de ella, si es limpio de corazón, se balancerá levemente y emitirá como un leve ronquido.También se dice que cuando se balancea es que premoniza alguna desgracia y que también su movimiento tiene propiedades adivinatorias. A finales de la década de los 70 la piedra se rompió a causa de un rayo y fue movida por un gran temporal. Hoy en día la piedra ha vuelto a ser colocada en su situación original y ha sido arreglada hasta en cuatro ocasiones, la última en el 2009.
Otra de las piedra más conocida, es la de "Os Cadrís" con forma de riñón y se ubica muy cerca del templo. Es la "vela" de la barca de la Virgen y se cuenta que alivia y cura enfermedades de riñón, de espalda y de cabeza a quién pase nueve veces por debajo.

Conforman el conjunto pétreo la piedra del "Timón" y la Piedra de los "Enamorados".








Como véis no faltan elementos interesantes desde todos los puntos de vista para hacer que este lugar sea una visita totalmente recomendable a quienes puedan pasarse cerca de esta mágica zona de la Costa Da Morte.
A lo bello del edificio , debemos añadir su impresionante entorno al borde de la costa, con el mar batiendo con toda su fuerza sobre todas esas rocas de formas increíbles que tanta leyenda y tradición guardan desde tiempos inmemoriales.

En este video podéis haceros una idea de como es el templo y los alrededores del mismo.
(Recordad que para ver y escuchar archivos de audio y video en este blog, deberéis desactivar la música de fondo en el reproductor que encontraréis en la parte mas baja del mismo).



Un cordial saludo de vuestro amigo Eugenio, alias Karkallón.

Fuente consultada para la realización de este reportaje.www.concellomuxia.com
Fotos,video y edición. Karkallón

2 comentarios:

  1. Descubrir este blog ha sido todo un placer. A partir no dejare de visitarlo. me encanta y va a mi lista de favoritos.
    Un abrazo y enhorabuena por este espacio

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho que te haya gustado amigo. Recibe un cordial saludo desde Galicia.

    ResponderEliminar